Containers PoolsCW Noticias

Las viviendas versátiles dan respuesta a los nuevos hogares y sacan los colores a una arquitectura residencial trasnochada.

Nada tienen que ver los hogares y familias españolas de hace cinco décadas con los actuales. El número de miembros ha pasado de casi cuatro personas en 1970 a 2,5 en 2015, según el INE. ¿Por qué entonces la forma de construir las casas sigue prácticamente inalterada? Es la pregunta que se hace una parte -aún pequeña pero creciente- de un sector que peca de conservador. Según José María Ezquiaga, decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), hay “un evidente divorcio entre las necesidades de una sociedad y unos hogares cada vez más diversos y complejos y el mercado inmobiliario”.

No obstante, las iniciativas de casas que cambian sin derribos van llegando en España. Y empieza a abrirse el abanico más allá del unifamiliar, con bloques de pisos, oficinas, hoteles y residencias universitarias.

Cambio de mentalidad.

Que su uso no se generalice en España es una cuestión de mentalidad y costumbres. “Toyota fabrica la mitad de viviendas en Japón de este modo”, explica Sergio Baragaño, fundador y director del estudio de arquitectura [baragaño], que ha creado el concepto de B Home. Son edificaciones de viviendas y oficinas formadas por módulos de acero fabricados en un taller y, una vez concluidos, se transportan hasta la parcela.

En este camino hacia las viviendas transformables resultan imprescindible las paredes móviles. Y en esas están los cuatro arquitectos que forman el estudio madrileño PKMN Architectures, que a principios de 2014 crearon el proyecto Pequeñas Grandes Casas. Tratan de transformar los espacios y multiplicar los usos.

 

Fuente: https://elpais.com