Containers PoolsCW Noticias

El mercado de los contenedores marítimos es millonario. En el mundo, se mueven unos 40 millones de embalajes de este tipo con una tasa de renovación anual del 10%. Pero, también es un sector muy desequilibrado que genera 18.600 millones de euros en pérdidas cada año. La razón es que estos cajones metálicos se acumulan hasta encontrar un nuevo uso en los países importadores, mientras que la demanda de los países exportadores se mantiene. Enviar un contenedor vacío es caro y contaminante. La empresa valenciana Navlandis ha dado con la solución: plegarlos.

Esta situación también tiene implicaciones medioambientales. «Alrededor del 30% de los contenedores que viaja en los barcos está vacío», apunta el emprendedor. Esta cifra equivale a emisiones de 200 millones de toneladas de dióxido de carbono al año.

La solución de Navlandis a este problema es sencilla en su explicación, aunque algo más compleja en su puesta en práctica: crear contenedores marítimos plegables. Al doblarse, el cajón ocupa menos espacio en su almacenamiento, cuesta menos dinero transportarlo y genera menos emisiones contaminantes. «En el mismo sitio que ocupa un contenedor ahora, caben cinco de los nuestros», afirma Navalón.

La clave de su sistema está en el propio plegado de la estructura, que Navlandis ha patentado tanto a nivel nacional como internacional. No es la primera empresa en el mundo que tiene esta idea, de hecho, tiene dos competidores principales, uno holandés y otro americano. Sin embargo, su diseño es «más más fácil de construir» porque «se pliega con la mínima tecnología posible». Esta sencillez reduce la mano de obra y el tiempo de producción, de forma que finalmente acaba «abaratando los costes». Sin olvidar que «aporta todas las garantías para funcionar como un contenedor estándar para que así pueda ser adoptado por la industria marítima», subraya Navalón.